Portada » Bombón helado de fresa y chocolate

Bombón helado de fresa y chocolate

por TheGreenAdventure

El pasado jueves fue nuestro aniversario de pareja, ¡9 años ya! Qué bien se está cuando se está bien.

Y para celebrarlo, el amore y yo, fuimos a pasar el día a la capital de Galicia, Santiago.
Siempre es un placer pasear por sus calles llenas de historia, escuchar música en cualquier rincón y sentir la emoción de los peregrinos al llegar a la Plaza del Obradoiro.

Volvimos a Lugo a tiempo para la cena y yo tenía una sorpresa escondida en la nevera, el día anterior había dejado preparados unos bombones helados de fresa y chocolate que pusieron el broche de oro a nuestro día especial.

Fresas en su punto, leche de coco en lata, panela y una tableta de chocolate de cobertura. Et voilà! Un receta de 10.

Bombones helados de fresa y chocolate

Raciones: 4 Tiempo de preparación: Tiempo de cocinado:
Nutrition facts: 200 calories 20 grams fat

INGREDIENTES

250 gr de fresas maduras.
1 lata de leche de coco.
3 cucharadas de panela (o el endulzante que prefiráis).
1 tableta de chocolate puro de cobertura.

PREPARACIÓN

La noche anterior dejaremos la lata de leche de coco en la nevera, para que se separe el agua de la pulpa del coco.
Lavaremos las fresas y las cortaremos en trozos.
Las echaremos en un procesador de alimentos, junto con la pulpa del coco (sin el agua) y la panela.
Batiremos hasta obtener una pasta rosa consistente, probaremos y endulzaremos al gusto.
Lo meteremos en el congelador una hora.
Pasado ese tiempo, sacaremos nuestra mezcla y dejaremos temperar cinco minutos.
Haremos semicírculos con una cuchara de helado y los dispondremos en una plato o bandeja forrado de papel de horno para que no se peguen.
Dejaremos nuestras bolas de helado en la nevera.
Mientras, prepararemos el chocolate, calentándolo al baño maría hasta que se derrita completamente.
Colocaremos el chocolate en un bol.
Bañaremos las bolas de helado de chocolate y las colocaremos en un recipiente con papel de horno.
Pondremos los bombones en el congelador durante un mínimo de dos horas.
Cuando vayamos a degustarlos los sacaremos un ratito antes a la nevera para que estén crujientes por fuera y cremosos por dentro.
¡Y a disfrutar!.

Comparte en...

0 comentario

También te puede interesar

Dejar un comentario